Tag Archive

(Video) Mindfulness, el estrés no sólo te roba salud y vida

 

¿Es tu momento de poner freno al estrés, la ansiedad, o el barullo mental?, infórmate aquí.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

6 Mitos sobre el estrés, y Mindfulness para gestionarlo

El estrés se ha tornado en el mal de nuestro tiempo, está lleno de mitos y miedos. En muchos casos cuesta aceptar que se está sufriendo estrés o se minusvalora. El esfuerzo, el sacrificio y el sufrimiento están sobrevalorados, por que los mismos o mejores resultados se pueden obtener desde el flujo, la atención, y el compromiso. Ese cambio de paradigma es lo que puede aportar Mindfulness a tu vida.

estres-Mindfulness-mindlesness-cabeza-barca-anufraga-web

Algunos mitos acerca del estrés según la Asociación Americana de Sicología (APA)

– Mito 1: El estrés es igual para todos.

Totalmente equivocado.

El estrés es diferente para cada uno de nosotros. Lo que es estresante para una persona puede o no ser estresante para otra. Cada uno de nosotros responde en forma totalmente diferente.

En este aspecto, trabajar Mindfulness permite crear un espacio entre estímulo y respuesta. Puesto que no es tan relevante el suceso que acontece, como la carga interpretativa que se le da, desarrollar habilidad para crear este espacio de “no reactividad”, es un elemento fundamental para mejorar la interpretación del suceso y poder elaborar estrategias de respuesta más exitosas.

– Mito 2: Siempre es malo para usted.

Según este punto de vista, cero estrés nos hace sentir felices y sanos; pero este concepto es equívoco.

El estrés es para la condición humana lo que la tensión es para la cuerda del violín: muy poca tensión y el sonido es apagado y desafinado; demasiada tensión y el sonido es estridente o la cuerda se rompe.

El estrés puede ser el beso de la muerte o la sal de la vida.

La cuestión reside realmente en cómo manejarlo.

El bien manejado (se denomina Eustrés) nos hace sentir productivos y felices; mal manejado nos perjudica e incluso nos mata.

Mindfulness es un valioso punto de apoyo para realizar esta distinción. La persona que desarrolla su músculo de la atención dispone de mejores herramientas para llevar las situaciones de tensión, y de más capacidad para evitar las situaciones de tensión innecesarias.

– Mito 3: Está en todas partes; por lo tanto, no puede hacerse nada al respecto.

No es tan así.

Usted puede planificar su vida de modo que el estrés no lo abrume.

La planificación eficaz implica establecer prioridades y trabajar primero en los problemas sencillos, resolverlos y luego continuar el proceso con dificultades más complejas.

Cuando está mal manejado, es difícil establecer prioridades. Todos sus problemas parecen ser iguales y el estrés parece estar en todos lados.

Una persona entrenada en Mindfulness además de mejorar su capacidad de compromiso con esa planificación de una vida menos estresante “per sé”, tiene una capacidad de absorber sin daño los eventos incontrolables que a buen seguro surgirán dificultando esa planificación.

– Mito 4: Las técnicas más populares para reducir el estrés son las mejores.

Nuevamente, no es tan así. No existen técnicas de reducción de estrés que sean eficaces para todo el mundo.

Todos somos diferentes, nuestras vidas son diferentes, nuestras situaciones son diferentes y nuestras reacciones son diferentes. Lo único que funciona es un programa integral adaptado a las necesidades de la persona.

Y es verdad que Mindfulness no es para cualquiera, aunque probablemente si es para todos. Me explico, integrar la atención y conciencia plenas en la vida cotidiana de una persona es un proceso que requiere de tiempo, atención y compromiso. No sucede de la noche a la mañana, ni existe un formato “pastilla mágica”. No obstante, entre las personas que toman responsabilidad hacia sus vidas y buscan algo más que parches y soluciones temporales Mindfulness se está demostrando en numerosos estudios ciéntíficos y decenas de miles de testimonios de personas a lo largo del mundo como una estrategia, casi una filosofía de vida, que no sólo sirve para gestionar el estrés, sino para mejorar la calidad de vida de cualquier persona que se acerca a este mundo con mente de principiante y practica de un modo adecuado.

– Mito 5: Si no hay síntomas, no hay estrés.

La ausencia de síntomas no significa la ausencia de estrés.

De hecho, camuflar los síntomas con medicación puede privarlo de las señales que necesita para reducir la tensión en sus sistemas fisiológico y psicológico.

Cuando una persona desarrolla una actitud Mindfulness hacia la vida logra una mejor comunicación con su cuerpo y mente. Está más atenta a estas señales y entiende mejor el proceso que funciona tras ellas. De este modo a medida que desarrolla su práctica de atención plena disminuye las causas de estos síntomas, y en caso de aparecer, los reconoce antes para poder actuar con más conciencia y sabiduría.

Mito 6: Los síntomas más importantes son los únicos que requieren atención.

Este    mito    supone    que    los    síntomas “secundarios”, como dolor de cabeza o acidez estomacal, pueden ignorarse con tranquilidad.

Los síntomas secundarios de estrés son las primeras advertencias de que su vida se está descontrolando y de que necesita esforzarse más para sobrellevar el estrés.

Algunos de los avisos (síntomas) más importantes de que el nivel de estrés de tu vida está más allá de lo saludable son;

o Cansancio y Problemas de Sueño
o Pocas ganas de Sexo, Tristeza o Abatimiento
o Fallos de Memoria
o Problemas de Concentración y Atención
o Pérdida del cabello
o Contracturas y Bruxismo
o Sobrepeso, Atracones de comida
o Mal humor, Rabia, Irritabilidad

Todos estos síntomas y muchos otros se ven atenuados, cuando no desaparecen, entre el colectivo de personas que practican el Mindfulness de manera habitual.

En resumen

El estrés es un problema muy extendido en cantidad de personas afectadas, y muy relevante en el deterioro de la salud y calidad de vida de todos los afectados. Mindfulness no resulta una pastilla mágica, y requiere de responsabilidad por el mantenimiento de la salud propia (física y mental).

Pero es una alternativa muy razonable y con amplio respaldo científico entre aquellas personas que toman una actitud de aprendizaje para vivir una vida más plena, pacífica y consciente. Además, incluso para cuando toca trabajar es bueno, pues fomenta la creatividad, facilita el trabajo en equipo y dota a la persona de numerosos recursos para su bienestar y el de las personas que la rodean.


 

Mindfulness practico para personas atareadas

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Disminuir el Estrés, 5 formas sencillas. Y ahora, todo mucho más despacio…

¿Disminuir el Estrés?, ¿todo va demasiado rápido?, hay una tendencia denominada Slow Down, como una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas, según una definición extraida de este sitio web. O si lees en inglés, aquí tienes el Instituto Internacional para no hacer demasiado.

Realmente hay poco que explicar, si corres demasiado te pierdes el paisaje, si haces demasiadas cosas nslow-down-reduce-la-velocidad-conciencia-plena_webinguna la harás con plenitud, y sin embargo parece que a esto nos aboca la cultura que vivimos. Pero claro… siempre hay una elección.

¿Qué sucedería si relentizaras las cosas cotidianas?, la respuesta habitual sería algo como.. imposible, tengo tanto por hacer.. y no me dará tiempo. Basado en el FALSO mito de la multitarea. Ni hombres, ni mujeres, ninguno podemos hacer multitarea.

Lo que habitualmente se denomina así, obliga a nuestro cerebro a ir saltando de actividad en actividad, pues no es cierto que puedas prestar atención a más de una cosa de modo simultáneo. Lo que sucede es que vas atendiendo y desatendiendo cosas, para ir haciendo sitio a cosas nuevas, que va s a desatender, para atender a lo otro… y así sucesivamente, en un infinito bucle que te lleva al estrés, de ahí a la enfermedad, y de ahí a …

Aquí tienes un video, está en inglés, pero no es demasiado importante, las imágenes hablan por sí mismas.

¿Estrés?, y ahora, te propongo, que relentices cosas cotidianas, con plena conciencia. No temas, no sólo no tendrás peores resultados, sino que los mejorarás.

Haz dos o tres respiraciones conscientes, y pregúntate…

¿qué estoy sintiendo en este momento?

¿que sonidos estoy percibiendo en este momento?

¿qué estoy oliendo ahora?

¿qué estoy viendo en este momento?

¿que saboreo ahora?

Repite estas preguntas varias veces al día, no es una obligación en ningún sentido, sino un regalo de conciencia que te haces a tí mismo.

… y me cuentas qué has aprendido sobre correr, ir en automático o multitarea 🙂

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail
              Inicio - Aviso Legal - Política de Privacidad